EL IMPACTO DE LOS MOVIMIENTOS FEMINISTAS EN LAS COMUNIDADES

Par : Regina Lozano

12/31/99

???

Cuando nos referimos a los derechos de las mujeres, este tema puede devolvernos años atrás, cuando las mujeres comenzaban a exigir sus derechos, cuando se cansaron de ser vistas como diferentes, como el sexo débil. Ha sido un movimiento muy importante desde para votar hasta para exigir libertad e igualdad. Actualmente, las mujeres aun no son vistas ni respetadas como deberían, así que el feminismo aún es (y será) un factor que impacta a las comunidades, pero esto puede ser de manera positiva o negativa. 

¿Por qué positiva? Los movimientos feministas ayudan a las mujeres a expresarse y a ser escuchadas. Pero no siempre es pacífico, lo cual nos lleva al impacto negativo. 

En Estados Unidos existe un movimiento llamado #metoo donde muchas mujeres se atrevieron a contar sus experiencias de abuso sexual y hubo marchas pacíficas con carteles, bailes, y ejemplos de libertad de expresión para la mujer. Debido a la eficacia de las autoridades de Estados Unidos, la cual es mejor que muchos países de Latinoamérica, éstas fueron escuchadas y muchos casos fueron resueltos.  

En contraste está México, un país que forma parte de Latinoamérica que, debido a su tasa actual de 2813 feminicidios anuales (1000 más que en Estados Unidos), y subiendo, ya no existen las marchas y métodos pacíficos. Con el hashtag #nomecuidanmeviolan iniciado por una chica que fue violada por un policía en el baño de un museo, y por otra chica que fue violada por cuatro policías dentro de una patrulla, se desató la violencia y con esto las pintas de monumentos y la agresión a cualquier hombre inocente en lugar de conformarse con carteles y bailes. Y es verdad que los monumentos se acoplan a los alrededores o si no se vuelven obsoletos, pero hay que tomar en cuenta que toda la comunidad toma provecho de estos establecimientos ahora destruidos. 

En conclusión, la defensa de los derechos de la mujer en un tema que afecta a muchas comunidades latinoamericanas y las formas de protesta practicadas van desde protestas pacíficas hasta el uso de la fuerza como forma de expresión. En todos los casos el objetivo es el mismo: YA NO MAS AL ABUSO CONTRA LA MUJER.